Home Noticias La mano de la que habla todo el mundo: el bluff de...

La mano de la que habla todo el mundo: el bluff de Vanessa Rousso

0 198

Hoy, 5 de febrero, es el cumpleaños de Vanessa Rousso, y decidimos homenajearla con una mano que jugó ayer durante el día 1B del EPT Deauville.

La jugada se dio durante el nivel 150-300 (25) entre la Team PokerStars Pro y el joven norteamericano Tim Reilly en la mesa televisada.

La cobertura del EPT de ayer se convirtió rápidamente en El Show de Vanessa Rousso, ya que, con su stack superior al de los demás, procedió a jugar prácticamente todas las manos. Llegó a tener 80.000 puntos, bajó hasta los 25.000 y terminó por encima del promedio con 81.700.

Los invitamos a mirar la mano y luego leer el análisis de Rousso de la misma.

“Básicamente lo que ocurrió es que estoy sentada al otro lado de la mesa de un jugador ‘pensante’ (Tim cialis online pharmacy Reilly) y sé que está buscando hacer movidas. Lo había visto hacer 3-bets en donde terminó mostrando manos marginales, lo cual indica que estaba haciendo 3-bets para explotar su posición, no sólo por valor. Cuando un jugador así hace un 3-bet, por ejemplo, en el botón, se incrementan las chances de que sea una movida más que una mano legítima. Y cuando tomas en cuenta que estaba 3-beteando a un short stack (Paul Tedeschi), quien no puede afrontar pagar – debe ir all in o foldear – es un gran spot para 3-betear. Y sé que está pensando eso.

Yo estaba en el big blind…I mostré un cinco, no voy a decir cuál era mi otra carta. Tenía 5-X. Así que hice 4-bet y el short stack foldeó rápidamente pero Tim pagó.

Una vez que sólo pagó y no consideró hacer 5-bet, sé que tiene una mano del tipo de conector en suit. Puede tener un par en mano, pero no uno grande. Y no lo puse en A-K ó A-Q. El board vino bueno para que yo represente par mayor con A-K o K-K, o J-J que flopearon un set. El flop fue K J 3, hice c-bet y Tim me hizo mini-raise.

Sentí que su mini-raise era débil ya que no puede representar J-J, K-K ó A-K. Así que esas manos no estaban en su rango 99% de las veces. Debía seguir mis instintos. Su raise puede ser por dos motivos: o un bluff total, o por información para ver dónde está parado en la mano. Así que consideré resubir pero también hay proyectos. Puede tener Q-10 o algo así y hacer un all in realmente agresivo. Así que quiero controlar eso y hacer mi bluff realmente creíble jugándolo como si tuviese set mayor.

Tenía el plan de subirle el turn pero vino otra jota. Así que pasé para que él apueste nuevamente. Cuando apuesta de nuevo el turn ocurren un par de cosas. Primero se hace difícil para mí subir, ya que una J es una carta que él podría hacer subido en el flop. Pero sé que todavía tengo K-K en mi rango. Es muy posible. Así que debo preguntarme a mí mismo, ¿cómo jugaría K-K aquí? Probablemente pagaría e iría all in en el river. Y quiero tener un read también y ver cómo se ve una vez que yo pague.

Sentí que cuando pagué la apuesta del turn, que fue de 4 o 5 mil y yo todavía tenía 12-13 mil detrás, que él estaba débil. Sentí que él sentía que estaba perdiendo. Y mi lectura era correcta. El 10 vino en el river, lo cual es bueno para mí porque también puedo tener A-Q y haber hecho

escalera; el color se completó en el river. Pero seguí con la historia de que tenía par de reyes en mano porque A-A jamás iría all in aquí, pero K-K sí. Así que lo jugué como full de reyes.

Fue una oportunidad rara de hacer un bluff muy específico, en donde representas una sola mano. Es raro meterse en un spot en el que uno 4-betea preflop estando deep contra otro buen jugador. Es algo que no hago seguido pero tenía lógica.

El dijo ‘si me muestras un bluff voy a estar muy impresionado’, alegando tener J-9 – de hecho mostró una J. Y yo pensé ‘no necesito mostrar el bluff pero, podría mostrar para obtener valor a futuro. Mi mesa se había puesto muy tight y podía explotarlos mucho subiendo seguido. Pero me salí con la mía a pesar de tener una imagen muy loose”.

cardplayer.com